Los pioneros desvelan lo desconocido.
Incluso las oportunidades de inversión.
«Nuestro plan estratégico Ambition 2025 se centra tanto en la excelencia en materia de inversión como en la solidez, la seguridad y la resiliencia que caracterizan a nuestro Grupo.

El refuerzo de nuestras iniciativas como actor responsable constituye también una de nuestras prioridades y hemos creado una nueva fundación filantrópica. Queremos estar al servicio del bien común y ser un ejemplo para las generaciones actuales y futuras.»

— Renaud de Planta, Socio principal

Un enfoque pionero

Con un historial de 216 años, Pictet es un pionero que desde sus inicios ha mantenido viva la llama del emprendimiento. Ya en la década de 1850, Pictet realizó las primeras incursiones en la promoción inmobiliaria, invirtiendo en una empresa para explotar el exceso de suelo liberado tras la demolición de las murallas que protegían la ciudad de Ginebra. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Grupo adquirió y revitalizó un negocio de alquiler de inmuebles que languidecía. En 2018, constituyó una unidad de inversión directa en el sector inmobiliario. Desde 1941, Pictet controla y preside Zschokke, una de las principales empresas suizas de ingeniería civil. 

Pictet ha cosechado el mayor éxito cuando se ha centrado en su actividad esencial: gestionar inversiones en nombre de sus clientes. Los viajes de Guillaume Pictet a EE.UU. y México a comienzos del siglo XX resultaron decisivos para la creación de dos importantes entidades. En primer lugar, adquirió el control de un fondo de tipo cerrado, cotizado en Ginebra, cuyo objeto era invertir en empresas mexicanas. Con el tiempo este fondo se convertiría en el principal vehículo de inversión colectiva internacional de los clientes privados de Pictet. El segundo fondo fue Amerosec, fundado en 1910 para invertir en valores del sector eléctrico estadounidense, y que crecería hasta convertirse en el vehículo de renta variable estadounidense por excelencia de Pictet. Tras 80 años de trayectoria, en 1990 se relanzó como el primer fondo de hedge funds de Pictet.

La expansión internacional de Pictet ilustra su espíritu pionero. En cada ampliación de la red global, se concede a los ejecutivos locales el tiempo y los recursos necesarios para establecer el negocio.

En cierto modo, nuestros socios pueden equipararse a inversores privados o "business angels" que buscan nuevas iniciativas internas, emparejan oportunidades con talento y conceden a las personas el tiempo y la libertad para dar sus frutos. Algunos de los mejores ejemplos en la actualidad son la franquicia temática y de activos alternativos; la renta variable y deuda de mercados emergentes, en especial, denominada en moneda local; fuera de Suiza, el negocio de gestión de activos en Japón; y las unidades tanto de gestión de activos como de patrimonios en Italia. 

La expansión internacional de Pictet ilustra su espíritu pionero. En cada ampliación de la red global, se concede a los ejecutivos locales el tiempo y los recursos necesarios para establecer el negocio. Comenzando con la apertura de una oficina en Londres en 1980, cada nuevo paso dado en el extranjero ha sido fruto del cálculo estratégico, incorporando sucesivamente oficinas en Tokio, Zúrich, Luxemburgo; Hong Kong y Singapur; Oriente Medio; la expansión europea; y en 2020, el establecimiento en los dos mayores mercados del ahorro del mundo: Estados Unidos (Nuevo York) y China (Shanghái).