Comunicado de prensa

El fondo cotiza en dólares y cuenta con clases con cobertura en EUR, siendo de valoración y liquidez diarias y estando registrado en España, pendiente de ser traspasable sin peaje fiscal.

Se trata de una estrategia de deuda corporativa mundial sin restricciones, que tiene como objetivo proporcionar una rentabilidad ajustada al riesgo atractiva para los inversores de largo plazo, protegiendo el capital. La estrategia pretende mantener una baja correlación con los activos de riesgo tradicionales mediante una asignación activa y diversificada a los mercados mundiales de deuda corporativa. En concreto Pictet-Strategic Credit trata de generar una rentabilidad anual del 5% en términos netos en periodos de tres a cinco años.

«Los inversores necesitan replantearse el papel de la renta fija en sus carteras y ser conscientes de los graves problemas que se acumulan para el futuro.»

Jon Mawby Director de deuda corporativa grado de inversión, Pictet Asset Management

La Gran Crisis Financiera Mundial, pandemia Covid-19 y un estímulo monetario y fiscal sin precedentes han distorsionado los mercados mundiales de renta fija y alterado la actitud de los inversores hacia el riesgo. Es probable que las rentabilidades a vencimiento de los bonos permanezcan bajas más tiempo, siendo susceptibles de mayor correlación con los activos de riesgo. Pero la renta fija, en especial la deuda corporativa, debe ser una parte importante de cualquier cartera diversificada, pues puede aportar oportunidades atractivas a lo largo del ciclo.

Jon Mawby, director de deuda corporativa grado de inversión y gestor principal del fondo, observa que «los inversores necesitan replantearse el papel de la renta fija en sus carteras y ser conscientes de los graves problemas que se acumulan para el futuro.  En este ciclo hay que ser razonable y prudentemente contrario. Hay que tener en cuenta que cuando los mercados de deuda corporativa ofrecen rentabilidades semejantes a las de las acciones pero con el nivel de riesgo propio de los bonos -dicho de otro modo, cuando hay pánico- tiene sentido invertir en segmentos de valor. Sin embargo, cuando la confianza de los inversores resulta excesiva y la deuda corporativa empieza a generar rentabilidades semejantes a las de los bonos, con los niveles de riesgo propios de las acciones, es importante reajustar la cartera hasta el próximo ciclo».

Contacto

Isabelle Düblin
Group Corporate Communications
Pictet Zürich
+41 58 323 7794