El cambio climático afecta a nuestro futuro, no importa en qué parte del mundo estemos, ni nuestro estatus. Como demuestra un informe reciente de la Universidad de Oxford en colaboración con Pictet, podría decirse que es la cuestión definitoria de nuestros días.

Compromisos de Pictet

Consideramos el cambio climático un desafío urgente al igual que una oportunidad única para construir un futuro mejor. Pero no se nos escapa la magnitud de la tarea que nos aguarda.

La transición a una economía sostenible, con cero emisiones netas de carbono, será un proceso complejo. Exige profundos cambios en las políticas públicas, las prácticas empresariales y las opciones de vida personales. Requerirá también una mayor colaboración entre naciones e industrias así como billones de dólares de capital redirigido a tecnologías verdes.

Pictet contribuye a luchar contra el cambio climático mediante un conjunto de objetivos empresariales y de inversión claros, así como metas concretas. Estas metas se darán a conocer y se informará sobre ellas con toda transparencia en 2022, en el marco de un plan de acción climática específico. Nos aseguraremos de que nuestras decisiones y soluciones de inversión tengan un impacto positivo, impulsen la descarbonización y excluyan a las empresas que no estén dispuestas a transformarse.

Estos compromisos forman parte integrante de nuestra Visión 2025 para la sostenibilidad y la inversión responsable, que articula tres ambiciones:

  • Reducir significativamente el impacto medioambiental de nuestras propias actividades e inversiones
  • ntegrar plenamente los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG), así como la propiedad activa en todos nuestros procesos de inversión
  • Ser un proveedor líder de productos y soluciones de inversión responsable

Reduciendo la huella de carbono de nuestras actividades y nuestras propias inversiones

Creemos que las empresas tienen la obligación de abordar el cambio climático por sí mismas, independientemente de cualesquiera requisitos legales o reglamentarios en este sentido.

Nuestras propias actividades

Al gestionar nuestras propias actividades empresariales, estamos adoptando medidas específicas para reducir nuestra huella de carbono en las principales fuentes de emisión. Esto incluye emplear la tecnología más avanzada en nuestros edificios, revisar todos y cada uno de los aspectos de nuestras actividades y reducir constantemente las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestras infraestructuras y de los sistemas de movilidad de los empleados.

Las medidas que hemos tomado han dado lugar a una reducción de las emisiones de CO2 por empleado de un 73% desde 2007, notablemente más que el objetivo del 40% que habíamos fijado para 2020. Llevamos desde 2014 compensando emisiones que no podemos evitar, y hemos establecido un nuevo objetivo de reducción absoluta del 60% respecto a 2019 para 2025. Puede encontrar más información sobre nuestra gestión medioambiental aquí.

Esta fotografía forma parte de la serie “Marea Negra” de Daniel Beltrá, finalista del Prix Pictet. El autor documentó el impacto medioambiental del mayor vertido de petróleo del mundo, que se produjo en el Golfo de México en 2010.

Nuestro balance

Por otro lado, en febrero de 2020, el grupo Pictet anunció la decisión de eliminar de su balance la exposición a las empresas productoras y extractoras de combustibles fósiles (petróleo y gas, y carbón térmico)1. Ser los primeros en tomar esta decisión no está exento de retos, al carecer de referentes en el mercado en los que fijarnos a la hora de implementarla. Este trabajo nos aportó un valioso aprendizaje que está impregnando nuestro trabajo actual sobre fijación de objetivos.

Desde final de 2020, nuestro balance está, de hecho, "libre de combustibles fósiles". Esto se logró vendiendo posiciones de tesorería en productores de petróleo y gas que ascendían a más de 250 millones de CHF. Además, hemos dejado de usar nuestro balance para financiar estrategias de inversión en empresas productoras y extractoras de combustibles fósiles, y tampoco hemos ofrecido préstamos comerciales a estas organizaciones. A fin de garantizar el continuo cumplimiento de este compromiso, utilizamos datos facilitados por un reconocido proveedor externo para actualizar semestralmente la lista de empresas excluidas. También llevamos a cabo periódicamente pruebas aleatorias para garantizar la integridad de los datos.

Nuestro impacto en el clima como inversores

Aparte de lo que estamos haciendo para reducir la repercusión medioambiental de nuestras actividades e inversiones, sabemos que nuestro mayor impacto proviene de cómo gestionamos activamente los activos de nuestros clientes y de los compromisos que asumimos en este sentido.

El mundo tiene que unirse en torno a una ambición común de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados para 2050 o antes a fin de paliar los peores efectos del cambio climático. En este contexto, Pictet se ha alineado en torno a una filosofía de inversión compartida con respecto al tema del clima y ha desarrollado un conjunto de principios de inversión prácticos relacionados con el clima – todo ello respaldado por un sólido trabajo de investigación y tras meses de iteración entre los equipos de inversión.

El resultado de este trabajo es doble. Primero, creemos que el cambio climático tiene un impacto sustancial en el precio de los activos. En el espíritu de promover el liderazgo en inversión, tratamos de comprender este impacto para respaldar la rentabilidad.

Segundo, creemos que, al formar parte de la comunidad de gestores y propietarios de activos, nuestras actividades de inversión tienen un impacto en los acontecimientos relativos al cambio climático. Por consiguiente, tenemos la responsabilidad de comprender el modo de fomentar un impacto positivo y paliar el negativo.

Una parte natural de este trayecto ha sido suscribir la iniciativa Net Zero Asset Managers y la complementaria, SBTi Business Ambition for 1.5˚C, garantizando que a lo largo de 2022 fijemos objetivos basados en criterios científicos y verificados para 2030.

Como empresa de propiedad privada, contamos con la fuerza de la independencia y con un modelo organizativo que nos exige responsabilidades ante la generación siguiente. Aunque esta singular estructura no exija el mismo grado de información aplicable a las empresas cotizadas, estamos especialmente comprometidos con la transparencia al informar sobre factores climáticos y medioambientales.

La transparencia será esencial para resolver el reto climático. Como inversores, confiamos en la transparencia de los emisores en los que invertimos. La divulgación de información medioambiental y social nos ayuda a tomar mejores decisiones sobre asignación de capital y, en última instancia, a contribuir a la transición.

Por este motivo, también hemos adoptado las recomendaciones del Task Force for Climate Related Financial Disclosures (TCFD). De este modo reforzamos nuestra gobernanza, estrategia y gestión de riesgos, para medir los riesgos relacionados con el clima y evaluar las oportunidades de inversión "verde". En nuestros informes anuales, incorporaremos paulatinamente la información relevante conforme a las recomendaciones del TCFD.

Como signatarios tanto de los Principios de Inversión Responsable de Naciones Unidas como de los Principios de Banca Responsable de Naciones Unidas, continuaremos impulsando el cambio en la comunidad de servicios financieros y reforzaremos nuestra labor en torno al tema del clima. Localmente, apoyamos la iniciativa suiza CEO4Climate, que hace un llamamiento para que el Gobierno suizo tome medidas legislativas más significativas en apoyo a los objetivos del Acuerdo de París. Más allá de nuestras fronteras, hemos firmado la Declaración Mundial de los Inversores sobre el Cambio Climático, que es el llamamiento más enérgico de la historia, efectuado por inversores de todo el mundo, para que los gobiernos eleven sus ambiciones climáticas e implementen políticas significativas para respaldar la inversión en soluciones a la crisis climática.

Respaldamos firmemente estos compromisos. Nuestra estrecha vigilancia de las acciones que emprenden las empresas en las que invertimos nos hace confiar en que para 2050, a pesar de las dificultades, puede lograrse el objetivo de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero. Como gestores activos, nuestra función consiste en comprender cómo harán la transición las empresas y los países, verificar la credibilidad de sus promesas e interactuar con ellos a fin de impulsar el progreso.

Los cuatro aspectos siguientes de nuestras interacciones con los clientes y los activos que gestionamos subrayan cómo estamos abordando concretamente los compromisos indicados.

 

1. Impulsando un cambio positivo

Siempre hemos creído que facilitar la transición a una economía verde representa una significativa oportunidad de inversión. De hecho, mucho antes de que se firmara el Acuerdo de París, Pictet era pionero en inversiones sostenibles, con una gama de estrategias específicas que dirigían el capital hacia empresas que proporcionaban soluciones a problemas medioambientales. Estas estrategias captaron 6.300 millones de CHF en 2020, hasta alcanzar un total de 22.000 millones de CHF a final de año. Hace poco, el Financial Times reconocía tres fondos de inversión gestionados por Pictet como los mayores o segundos mayores del mundo en las categorías de "sostenible" y "clima".

En concreto, estas estrategias permiten a nuestros clientes invertir en tecnologías, innovación e infraestructuras –como eólica, solar y soluciones de eficiencia energética– que son esenciales para acelerar la transición a una economía con bajas emisiones de carbono y mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 ˚C. En la industria del agua, en la que somos líderes en inversión, las tecnologías y las empresas de gestión de recursos en las que invertimos son absolutamente imprescindibles para incrementar la resiliencia y la adaptación de nuestras sociedades al cambio climático.

En el marco de nuestra Visión 2025, continuaremos desarrollando estrategias de inversión innovadoras que proporcionen capital a empresas cuyo impacto en el medio ambiente y la sociedad sea positivo. Estamos convencidos de que esto es lo acertado para las personas, el planeta, y las carteras de nuestros clientes.

2. Promoviendo la transición

Como gestores activos de inversiones, nuestra misión de ayudar a construir una economía verde va más allá de canalizar capital hacia tecnologías medioambientales. Significa también propiciar un cambio positivo en el comportamiento de las empresas, que haga posible y acelere una transición a un modelo con bajas emisiones de carbono. Igualmente, conlleva garantizar que nuestros sistemas naturales, económicos y sociales sean resilientes a los impactos del cambio climático, cuando se produzcan.

Por este motivo, en todas nuestras actividades de inversión para clientes privados e institucionales, empleamos una propiedad activa, que incluye el compromiso y el voto, con el fin de mejorar el comportamiento en materia ASG de las empresas en las que invertimos.

Continuamos escalando nuestra implicación para lograr el máximo impacto. Cuando las empresas en las que invertimos no cumplen nuestras expectativas en cuanto a la gestión de los aspectos relacionados con el clima, interactuamos directamente o colaborando con otros inversores.

Usamos nuestros derechos de voto para respaldar estos compromisos de involucración y, cuando es necesario, nos dirigimos a los representantes del Consejo, votamos contra el criterio de la dirección o respaldamos acuerdos de accionistas. Dependiendo de la gravedad del tema y de la disposición de los emisores a adoptar niveles aceptados de buenas prácticas, podemos llegar a deshacernos de la inversión.

Para algunas empresas, como las productoras de electricidad, la transición a un modelo bajo en carbono es crítica debido a que la generación eléctrica representa alrededor del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Por ello, en lo que respecta a nuestros activos gestionados activamente, esperamos que las empresas de energía cumplan las normas siguientes, como mínimo, a fin de poder seguir siendo objeto de inversión:

  • No pueden efectuar ninguna inversión nueva en centrales eléctricas de carbón
  • Deben tener un plan de descarbonización creíble
  • Este plan debe ser compatible con la ambición de limitar el calentamiento global a 1,5 ˚C.

Para casi todas las empresas de mercados desarrollados en las que invertimos, esto ya es una realidad, si bien continuamos vigilando y haciendo un seguimiento de su progreso. Para las situadas en mercados emergentes, cuya senda hacia la descarbonización es más complicada, trabajamos en colaboración con sus equipos directivos para acordar un marco temporal creíble para la transición.

Dada la dimensión del reto, creemos que la comunidad inversora puede ser más eficaz si sus miembros trabajan juntos para lograr metas comunes.  Por ello, estamos respaldando activamente el Institutional Investor Group on Climate Change desde 2013, y formamos parte de Climate Action 100+, una iniciativa dirigida por inversores para asegurar que los mayores emisores empresariales de gases de efecto invernadero del mundo adopten las medidas necesarias con relación al cambio climático. Somos asimismo miembros de la iniciativa Farm Animal Investment Risk & Return (FAIRR), que interactúa con empresas dedicadas a la producción de ganado, pues también contribuyen en gran medida a las emisiones de gases de efecto invernadero. Y, por último, apoyamos y trabajamos con el Centre for Education and Research in Environmental Strategies (Ceres) para preparar un compromiso de colaboración sobre el tema crítico del agua. En el contexto del cambio climático, el agua es un elemento crítico de adaptación ante la inminencia de ese cambio.

3. Encarando los riesgos climáticos

Abordar el cambio climático no es solo algo que hay que hacer por el planeta, también es conveniente para el inversor. Llevamos muchos años integrando los factores ASG, de los cuales el clima es un pilar clave, en nuestro proceso de inversión y marco de gestión de riesgos. Hoy en día, un 75% de los activos que gestionamos activamente para clientes (privados e institucionales) se mantiene en carteras que integran los factores ASG. Para 2025 elevaremos esa proporción al 100%.

Estamos aumentando continuamente el abanico de clases de activos y de indicadores cuyo seguimiento efectuamos para evaluar mejor las amenazas que el cambio climático presenta para nuestras carteras. Esto nos permite mejorar nuestro modo de seguir y controlar el riesgo, así como ofrecer a los clientes una mayor transparencia sobre cómo afectan a sus inversiones los factores ASG.

4. Excluyendo activos

Otra forma de abordar el cambio climático y otros riesgos ASG es excluyendo determinadas actividades de nuestras carteras. Por principio, no creemos que la exclusión sea la mejor forma de proceder en todos los casos. Interactuar puede ofrecer mejores resultados en muchos casos. Sin embargo, descartar las actividades que sean más perjudiciales para la sociedad y el medio ambiente puede ser una herramienta útil cuando no existe ninguna vía de transición posible o cuando estas actividades son incompatibles con nuestros valores esenciales.

En el área del clima, excluimos sistemáticamente de todos los activos gestionados de forma activa las empresas que generan ingresos significativos de la minería térmica de carbón. Este sector tiene una capacidad limitada de descarbonización y corre un alto riesgo de convertirse en un conjunto de activos en desuso. También hemos establecido algunas exclusiones relativas a productos específicos y empresas concretas.

En general, creemos que la exclusión es lo más útil cuando los esfuerzos de involucración no dan fruto. Sirve de motivación para una participación activa y para la mejora de otros emisores. Una amenaza de exclusión creíble es crucial para que los esfuerzos de involucración tengan éxito.

El modo de proceder

No existe una fórmula mágica para abordar el cambio climático. Requerirá imaginación, valentía y perseverancia – las mismas cualidades que han empleado los seres humanos en la batalla contra el covid-19. Requerirá también seguir la misma ambición colectiva de limitar el calentamiento a 1,5 ˚C, una planificación deliberada, la distribución del capital y una mayor transparencia en todo el sistema.

Paliar los riesgos del cambio climático e identificar y seguir las oportunidades correspondientes para nuestros clientes no son solo prioridades clave para nosotros, sino también un deber fiduciario.

El grupo Pictet ha sobrevivido y prosperado durante más de dos siglos adoptando un enfoque responsable, a largo plazo, en su dinámica empresarial y en la gestión del patrimonio de sus clientes. Al hacerlo, siempre hemos tenido en cuenta los intereses de las generaciones presentes, pero también los de las generaciones futuras. Creemos que esta es la esencia del pensamiento responsable, y la mejor aportación que podemos hacer al futuro de una vida sostenible en el planeta.